¿Cómo funciona el G20?

La agenda del G20 es anual e incluye más de 50 reuniones, potenciadas por mesas de trabajo y discusiones entre miembros permanentes e invitados. El ciclo concluye con la Cumbre de Líderes, que firman una declaración final con la que se comprometen a abordar y colaborar en los temas tratados.

Como la presidencia del G20 rota anualmente entre sus miembros, el país que ejerce la presidencia, en este caso la Argentina, cumple un rol de liderazgo fundamental para orientar la agenda de reuniones del año.

Dos canales de trabajo

El flujo de esos encuentros se canaliza a partir de dos canales: el Canal de Finanzas, que encabezan el Ministerio de Hacienda y el Banco Central, y el Canal de Sherpas, coordinado por Jefatura de Gabinete de Ministros y del que participan ministerios de distintas áreas.

El Canal de Finanzas abarca las reuniones entre ministros de finanzas y presidentes de bancos centrales, así como también los encuentros de sus segundas líneas y de grupos de trabajo en temas de índole financiera. En sus reuniones a lo largo del año, se enfocan en la colaboración global en políticas financieras y monetarias, que pueden incluir temas como infraestructura, política fiscal, regulación, desarrollo y sustentabilidad financiera.

El Canal de Sherpas, en tanto, abarca los temas no financieros, como compromiso político, lucha contra la corrupción, desarrollo, comercio y energía, entre otros. Cada país miembro del G20 es representado en las reuniones por el sherpa y el ministro que le corresponde al tema. El sherpa luego asesora a su jefe de Estado o Gobierno respecto a los temas discutidos y participa en la planificación, la negociación y la implementación de las propuestas que surjan en las reuniones.

Para aumentar el alcance y el impacto del G20, y asegurar que el enfoque sea realmente global, se invita también a las principales organizaciones internacionales a participar de las reuniones y de la Cumbre de Líderes.

En paralelo, el G20 busca enriquecer el contenido de sus diálogos fomentando la participación de la sociedad civil a través de los Grupos de Afinidad. Cada uno de ellos se enfoca en un tema de importancia global y se reúne de manera independiente a lo largo del año. A partir del diálogo en las diversas reuniones, cada grupo entrega una serie de recomendaciones al G20. Actualmente, los Grupos de Afinidad son: Business 20 (B20), Civil 20 (C20), Labour 20 (L20), Science 20 (S20), Think 20 (T20), Women 20 (W20), Youth 20 (Y20).

La troika

Como el G20 no cuenta con una estructura formal permanente, el seguimiento y la consistencia de los temas está garantizada por lo que se conoce como la troika, integrada por el país que presidió el año anterior (Alemania en esta oportunidad), el nuevo país que asume la presidencia (Argentina) y el que presidirá el año siguiente (Japón). Estos países trabajan para garantizar la continuidad de la agenda del G20 a lo largo de las presidencias rotativas.